infoexistenz


luisbg

@ubuntu.com

Blogalia
Subscribe with Bloglines

the phrygian cap

wishlist
amazon.co.uk





bethencourt's Profile Page


<Diciembre 2020
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Creative Commons License



axque y yo
cambalache
cultura gratuita
diario de un debianita
ego dem
evolucionarios
la cosa humeda
la kermesse de los sabados
leonardo da vinci
noise d'void
sotlirask
pjorge
golf salinas
reflexiones e irreflexiones
velocidad de escape
version 4.0
ubuntu wiki
ver o no ver


introduzca su dirección de correo para recibir las historias nuevas de infoexistenz


powered by Bloglet



"El ser conscientes de que estamos percibiendo o pensando es ser conscientes de nuestra propia existencia." Aristoteles

anuncio homofobo en el país



vía por la boca muere el pez, me hago eco de la petición de enviar quejas a cartasdirector@elpais.es por el lamentable y repugnante anuncio publicado en la página 8 del periodico el país.





sutilmente señalo que al final se ve una dirección de correo de los responsables, o mejor dicho, de quienes pagaron el anuncio. y como abogo por el derecho a la libre expresión y tan solo critico la opinión, pues no se puede criticar el acto de expresarse (aunque si esto es expresión o agresión es un tema delicado), expresar vuestras respuestas al anuncio a ese correo tambien.


se puede leer del tema en:
por la boca muere el pez
cambalache
desbarradas de akin
las letras y las cosas

12 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ie.blogalia.com//trackbacks/30072

Comentarios

1
De: d33p Fecha: 2005-05-25 21:27

que bonito aspecto debe tener ahora mismo esa cuenta de correo.

yo ya les he enviado uno usando un texto de francisco josé cadaval arrola que dejó como comentario en desbarradas de akin.



2
De: adal Fecha: 2005-05-26 00:04

Justo acababa de poner la noticia en el foro dónde escribo... Lamentable, hay opiniones para todos los gustos, pero las mentiras se cazan de lejos.



3
De: d33p Fecha: 2005-05-26 00:24

adal: tienes toda la razón del mundo.



4
De: irichc Fecha: 2005-05-26 12:00

El lobby gay y la heterosexualidad degenerada (la homosexualidad siempre lo es) quieren que el sexo sea algo indiferente, neutro, relativo, convencional, intercambiable. Pero el sexo es algo más que echar una cana al aire. En cierto modo es la esencia del hombre, tanto del vulgar y sensual como del extraordinario y espiritual. Ambos se definen en base a su relación con el sexo, sea ésta inercial o racional, obvia o problemática. Negar esta condición constitutiva del sexo es negar al hombre y convertir la humanidad en una especie animal más. Con la diferencia de que, para colmo, se la condena a la más vergonzante y egoísta de las extinciones en el altar de la lujuria.

Los homosexuales tienen un vicio por su condición, pero no pecan si no consienten a él. Absolutamente nadie puede ignorar indefinidamente las tendencias viciosas, y ningún mortal está libre de pecado. Ahora bien, ¿qué pensaríais de un obeso que intentase elevar la gula a la categoría de privilegio civil? Una cosa es respetar a los homosexuales y otra muy distinta es reconocer a los gays, capitular frente a la bajeza.

Antes he dicho que el sexo, como valor psicológico, es la esencia del hombre, ya que no hay manera de sustraerse de él mientras se está vivo. Sin embargo, el sexo como valor moral es voluntad de descomposición, de desintegración y de vacío. Es una protesta contra el peso de la existencia. Se opone, entonces, al amor, del que resulta lo contrario: la voluntad de unión, de integración y de lleno, la afirmación de la vida.

Un monstruo no es tal por su carácter improbable, es decir, por la parvedad de casos de su tipo, pues, si así fuera, también serían monstruos los seres excepcionales, Jesucristo a la cabeza. Ahora bien, el fenómeno monstruoso se da cuando un ser está dotado de órganos o facultades que no corresponden a fin alguno, como por ejemplo, tres ojos en un mismo rostro (que rompen el eje de simetría de la visión), la bicefalia (que impide ejercer autónomamente el control sobre los miembros) o la atracción por personas del mismo sexo, destinada a eliminar el amor de la faz de la tierra, como preámbulo macabro a la desaparición de la raza humana.

Primero fue el amor sin descendencia ("libre"), luego el amor sin compromiso (al que habría que llamar "libérrimo"). Ahora sólo queda el "amor" sin amor, entiéndase, la cópula libertina, esgrimiendo el mero goce escatológico del propio cuerpo en perjuicio de cualquier otra consideración. Hay heterosexuales que "aman" así, pero no están obligados a hacerlo. La institución jurídica del "matrimonio homosexual", por contra, crea un paradigma que desecha cualquier forma de relación que no sea la fundada en el banal interés erótico.

No puede haber comunión de ideales ni afirmación de la vida (esto es, familia) desde la perspectiva de la caducidad, como tampoco puede darse la amistad desde la instrumentalización sexual del otro ("Para considerar a una mujer nuestra 'amiga' sería preciso que nos inspirase alguna suerte de antipatía física", dejó escrito Nietzsche). Los homosexuales degradan el amor, rebajándolo hasta el nivel de la amistad, para acto seguido arruinar la amistad, encerrándola en la mazmorra del sexo.

Y bien, el origen de la homosexualidad es sociológico, a saber: una mala disposición del padre para que el hijo se identifique con él. Y como el error engendra error, de familias malas pueden salir familias peores y hasta antifamilias o pseudofamilias. ¿Cuál es el quid del descalabro? Una sociedad débil, egoísta e individualizada daría lugar a esta clase de fenómenos inexplicables.

Hoy los jacobinos, antes iusnaturalistas, olvidan ese límite que el mismo Parlamento inglés se puso: "La ley lo puede todo, excepto convertir a un hombre en mujer".

La medida legislativa que se comenta no ha sido acordada por ser un avance en materia alguna, sino por resultar electoralmente sabrosa. No ataquéis, pues, a la Iglesia, que siempre dijo lo mismo: atacad al partidillo que desde su fundación hasta la fecha ha tardado 125 años en reconocer y proclamar un "derecho inalienable", como parece al fin que lo es el concubinato homosexual. Mas adelantemos algo de teoría.

El buen Estado debe reconocer los máximos derechos, que son finitos y consustanciales, y al menos garantizar las libertades, infinitas y de carácter accidental, en tanto que éstas no frustren a los primeros. Es de notar que los derechos se complementan mutuamente (al integrar la noción de hombre), mientras que las libertades de signo contrario (que constituyen al individuo) se limitan recíprocamente. Los derechos, a su vez, constriñen las libertades adversas a su realización, pero ninguna libertad, ejecutada para el caso, puede disminuir un derecho en general reconocido.

Visto esto, pocos negarán que el trocar una libertad en derecho positivo "erga omnes" equivale a debilitar por un tiempo indeterminado todas las libertades y también todos los derechos naturales que se le oponen (verbigracia, el derecho a la familia). Aquí se une el inconveniente de que con ello no se protege nada duradero que justifique tal gravamen, quedándose la cosa en un mero refrendo "a posteriori" de la voluntad de Zutano y Mengano, privadamente respetable, si bien inútil y redundante en lo público. El individualismo institucional, además de ser una suerte de oxímoron, empobrece la esencia del hombre.

Un Estado que garantice todos los derechos será o bien perfecto, si los armoniza con la libertad, o bien tiránico, si no lo logra. En adición, un Estado que reconozca todas las libertades se destruirá a sí mismo, convirtiéndose en anarquía. Por último, el que sólo reconozca parte de ellas cederá una fracción de su soberanía a grupos de poder, cual oligocracia.

Las parejas estables gays, las poquísimas que hay y que habrá, no dan nada a la sociedad, luego la sociedad no les debe nada en tanto que parejas. Ello aún sin entrar a juzgar su aptitud moral, que, por supuesto, yo también discuto.

El amor, en efecto, es la unión perpetua (o así pretendida) de dos seres y, en el caso de hombre y mujer, unión en cuerpo y espíritu. "Que sean una sola carne": cualquier otra definición lo desvirtúa. Así pues, el amor erótico, a diferencia del amor intelectual o místico, implica que esa perpetuidad se extienda al cuerpo mediante la descendencia. Y no puede decirse que el "amor" entre homosexuales sea místico, pues es carnal. Entonces, al carecer de fines carnales, es falso amor erótico, es mera lujuria y sometimiento a las pasiones, lo cual -si bien no basta para incapacitar o desacreditar a nadie- tampoco debe conceder derechos de más.

La sodomía no tiene ningún fin, ni próximo ni remoto, que no sea la obtención de placer. Rascarse un brazo -se me contestará- tampoco cuenta con fines adicionales, y no por ello entra en la categoría de lo anormal o deforme. Pero nadie consagra una parte importante de su vida a rascarse, ni aspira a edificar algo superior a partir de este fundamento. Por ello es un abuso crear instituciones jurídicas "ad hoc" que, más allá de la protección contractual, amparen derechos inexistentes, como el que puedan tener los zurdos a trepar escaleras violetas. Máxime cuando tales prerrogativas individuales se oponen a derechos inalienables de la sociedad, por ejemplo, el de fundar una verdadera familia.

Pero advirtamos este extremo: El matrimonio civil es el sometimiento del compromiso eterno a la contingencia contractual, la permuta de la fidelidad de dos por la voluntad de uno y otro. Sólo hay un matrimonio: el que nace queriendo durar para siempre; sólo Dios puede refrendar pactos incondicionales, indisolubles en sí y superiores a todo albedrío una vez consumados.

Si el matrimonio civil ha logrado prosperar ha sido dado su parasitarismo con respecto al católico, empezando por el nombre. A pesar de ello, ha supuesto una brecha en la noción sacramental de la familia, que ahora se concibe con los trazos pragmáticos de una sociedad en comandita. No es extraño que ya muchos vean en esa versión descafeinada y falsa de matrimonio, y por extensión también en el matrimonio católico, un "papeleo inútil", prefiriendo a cualquier vínculo formal la ausencia completa de sujeción, el mero estado de facto, la idílica beatitud primitiva.

Viene entonces cuando, en un ataque de inconsecuencia, "el pueblo", el atolondrado pueblo, exige que se legisle sobre las parejas de hecho porque la razón natural y la "igualdad" lo requieren. Salimos, pues, de una regulación para caer en otra. ¿Con qué fin? Protegernos de nuestra propia voluntad, aunque lo hagamos de manera artificiosa mediante la ley, que imaginamos no impuesta, sino emanada de nuestras conciencias.

El "matrimonio homosexual", en fin, es un paso más en este montaje metafísico-jurídico, nacido para vaciar al hombre de sus responsabilidades irrenunciables en favor de un Estado omniabarcante, cuyo proceder no debe cuestionarse ni siquiera en el fuero interno. Se trata en definitiva del sueño de un déspota como Napoleón, perpetuado en el ideario fáustico del ateo.

Además, el placer sexual es una pasión y, por consiguiente, carece de fines propios. Los homosexuales no reinvindican el derecho al amor (eso iba a ser como reinvindicar el derecho a la alegría: una estupidez), sino al placer. La capacidad de amar no puede regularse de forma directa, pues es de naturaleza interna. Sólo se regulan los actos externos, a saber, la consecución de una descendencia, a cuyo núcleo afectivo llamamos familia, o en su caso, la búsqueda del mero goce, a la que nos referimos como concubinato. La homosexualidad queda forzosamente reducida a este último supuesto.

El sexo es siempre promiscuo, el amor es lo único que le pone freno. Y el amor necesita un cauce o fin duradero para no extraviarse ni agotarse demasiado pronto. Así pues, el "amor homosexual", aun si existiese, cosa que niego, no tendría nada que ver con el matrimonio al no contar con fines naturales.

Los gays reclaman el derecho al matrimonio para escarnecer el amor y, mediante su marginación, parecer ellos menos enfermos. Se intenta dar una solución sociológica a un problema psicológico, arrastrándose a todo el cuerpo social en una caída en picado hacia la animalidad.

En resumen:

1) El "amor homosexual" es un acto natural (la cópula) carente de fines naturales (la reproducción).

2) Todo amor busca unir a perpetuidad (el amor entre madre e hijo, padre e hijo, etc. no busca unir a perpetuidad, porque ya nace unido por el parentesco), pero el "amor homosexual" no sólo no lo logra, sino que no puede lograrlo desde sí mismo.

3) Luego, o bien el "amor homosexual" no busca unir a perpetuidad, o bien lo busca sin fruto.

4) Si no lo busca, no es amor.

5) Ahora bien, si lo busca sabiendo que no puede lograrlo, también es engaño.

6) Ergo, se elija lo que se elija, aceptadas las premisas, el "amor homosexual" sólo impropiamente puede llamarse amor.

7) Y, si no se aceptan las premisas, entonces llamad amor a cualquier entretenimiento pasajero, con lo que demostraréis que, para conseguir vuestro cometido habéis tenido que degradar el concepto, tal y como se entiende de ordinario.

Ahora el único freno contra la poligamia es la "dignidad de la mujer", que se esgrimiría como indisponible frente a aquellas a las que no les importase compartir marido. Pero parece que a nadie le preocupa la dignidad de la familia. Es hipócrita: permitimos uniones contra natura, minoritarias en nuestra sociedad, y les negamos a los inmigrantes sus uniones tradicionales que, siendo incorrectas, al menos no carecen de fines.

Debo insistir: los gays no buscan ser naturalmente iguales que el resto de parejas, porque es imposible, ya que su condición física y espiritual se lo niega. Buscan que esas parejas sean iguales a ellos: eso sí es posible, y la ley aquí es sólo un instrumento para perpetuar esa práctica marginal. Por lo común la ley reafirma la costumbre generalmente aceptada; en España se ve que también nace para negarla y pervertirla a golpe de chantaje moral.

No deja de ser sintomático el que muchos os hayáis tomado a modo de cruzada la invención de derechos, queriendo dotar de una dignidad especial a quien de por sí no la tiene. Como el que maquilla a una rana.

Sólo hacer notar que el "amor homosexual", como el supuesto amor de los animales, carece de fines conscientes o inconscientes. Con la misma autoridad con que hoy se casan hombres con hombres y mujeres con mujeres, podrían "casarse" caballos con yeguas y hasta yeguas con novillos, amparándose la extravagancia en la libre voluntad del campesino. Ahora bien, el consentimiento sin derecho no obliga a terceros, pues es pacto entre criminales; y España y Portugal bien pueden dividirse el mundo en Tordesillas, que el mundo seguirá su curso.

Saludos.

Daniel.


http://www.miscelaneateologica.tk



5
De: d33p Fecha: 2005-05-26 12:48

hombe irichc, tu por aquí, bienvenido.



6
De: SaBBaS Fecha: 2005-05-26 22:12

joder, que tocho, intentaré dar algunas réplicas... intentaré sintetizar, pero vamos, que le puedes meter la palabrería que quieras para alargarlo si hiciera falta...

Estimado David:

- tu opinión me parecería respetable si no fuera por las constantes faltas de respeto que observo hacia los homosexuales. cuando aprendas a escribir sin hacer juicios de valor de algo que creo que no conoces (o igual eres homosexual reprimido, son los peores), habrás mejorado bastante como persona... no como propagandista, pero espero que no sea ese tu fin.

- la mayoría de las veces partes de la premisa de que el amor entre dos personas del mismo sexo se limita única y excluivamente a la cópula, lo cual me parece un planteamiento que es totalmente falso, aparte de simplista y perverso. ¿Acaso no puede existir el amor místico o intelectual entre homosexuales? veo que tienes la antigua visión católica (que no cristiana) de que los homosexuales son como animales que al verse se huelen, se felan y se sodomizan, para después separarse y buscar otra pareja. Los homosexuales, al igual que los heterosexuales, son perfectamente capaces de sentir un amor puro, sin que se tengan que basar en el sexo y que puede durar para siempre.

- pones como analogía a un obeso y la gula. creo que hay una diferencia abismal entre la relación entre un hombre y alimento y la relación entre dos personas, mas que nada por la posibilidad de ser correspondido y de establecer una relación que pueda durar más alla de la caducidad de un alimento. si me dices un derecho (o privilegio civil, para usar tus palabras) que pueda pedir el obeso que se pueda comparar al derecho de visitar a tu pareja en el hospital en el caso de los homosexuales, avísame.

- dices que un fenómeno mostruoso es cuando "un ser está dotado de órganos o facultades que no corresponden a fin alguno"... ¿tu no tienes pezones o que? y vuelvo a lo de antes, lo de que una relación homosexual carece de cualquier fin te lo has sacado de la manga y no creo que haga falta que responda a ese inmenso absurdo.

- ¿y si el "preámbulo macabro a la desaparición de la raza humana" (que exageración por favor...) no fuera por ese camino si no justo por el contrario? me explico, me parece mucho más factible que la raza humana desaparezca por la disposición de algunos a poner bebés en el mundo felizmente, lo cual nos lleva a la superpoblación y la extinción de recursos naturales, aparte de las especies animales que ya estamos masacrando solamente para tener un poco mas de sitio para expandirnos... ¿y si el matrimonio homosexual fuera la única salvación aparte de la completa castidad? vamos, que así podrían tener una pareja y ser felices sin tener que vivir solitariamente en conventos... que ya lo dijo Dios, "no sólo de pan vive el hombre" ;)

- dices que el amor libre es el amor sin descendencia, más bien es amor sin posesión, el hecho de poder dar cariño y practicar el sexo con más de una persona, la descendencia no tiene nada que ver, los hippies bien que procreaban.

- explícame por favor de donde te sacas todo el párrafo del origen de la homosexualidad, según tú la civilización griega fue una sociedad "débil, egoísta e individualizada". es verdad, sólo sentaron las bases de la democracia...

- "No ataquéis, pues, a la Iglesia, que siempre dijo lo mismo: atacad al partidillo que desde su fundación hasta la fecha ha tardado 125 años en reconocer y proclamar un "derecho inalienable",[etc etc...]" por donde empezar... ahora le echas en cara al PSOE el haber tardado en luchar por los derechos homosexuales??? aclárate, macho... además, yo en la Biblia nunca he leído "atacad al PSOE", aunque claro, lo veo desde una perspectiva CRISTIANA, y no CATÓLICA-APOSTÓLICA, que por desgracia hoy no tiene nada que ver, hoy que la suspuesta "iglesia de la pobreza" amasa la riqueza más grande del mundo mientras sus enviados se acuestan con los monaguillos que intentan servir correctamente a Dios y los pobres de verdad, esos a los que no se acerca suficientemente la iglesia, se mueren de hambre y de frío en las calles.

- dices que las parejas homosexuales no dan nada a la sociedad y discutes su aptitud moral. ¿Que hay de las parejas que no quieren o no pueden tener hijos? ¿también son perversos?¿son una lacra para la sociedad?¿solamente están juntos para copular y no saben lo que es el amor? a ver si entendemos que el amor no tiene que ir unido a la descendencia, estoy de acuerdo con que muy a menudo van unidos, pero la ausencia de la descendencia no es suficiente para descalificar el amor.

- pones como ejemplo el absurdo de amparar derechos inexistentes, como puede ser el que los zurdos puedan trepar por escaleras violetas. ahora bien: ¿¿Cuántos zurdos conoces que hayan sido reprimidos, hayan recibido palizas, hayan sido encarcelados, apaleados e incluso asesinados por trepar por escaleras violetas?? Espero que no intentes negar que muchos homosexuales han sufrido todo eso y más por el simple hecho de que la persona a la que aman (¡que si, joder, que sienten amor, igual que tu y que yo!) coincida con ellos en el género, lo cual hace ver que NO disfrutaban del derecho a una relación homosexual.

- dices: "Sólo hay un matrimonio: el que nace queriendo durar para siempre." vale, ¿qué problema hay con los homosexuales? ah, se me olvidaba, que son como animales que no saben lo que es la fidelidad, etc etc

- si lo que te molesta es el nombre, perfecto. llamemosle motrimonio. ¿solucionado? creo que lo de poner el mismo nombre a la unión civil se debe a que por aquel entonces siempre iban unida al matrimonio, porque la gente todavía no se había liberado de la dictadura de la Iglesia y creían que si vivían juntos con todo el amor del mundo pero sin que un sacerdote (que no Dios, ¿qué os hace pensar que no le gusta?)les diera el visto bueno irían al infierno (no existe, lo dijo wojtyla...). pues bien, cambiemos el nombre y en paz, así la iglesia se aleja más del estado en el que no debería estar presente (recordemos, supuesto estado laico).

- dices que no piden el derecho al amor, que como bien dices es absurdo, sino al placer. ahí está tu propio absurdo, porque al igual que no se puede pedir el derecho al amor, no se puede pedir el derecho al placer, más que nada porque ninguno de esos dos se puede quitar. lo que piden, son ciertos DERECHOS CIVILES, como el que ya te he dicho antes, visitar a tu pareja en el hospital o bien hacer la declaración de la renta conjunta, etc etc. NO QUIEREN UN MATRIMONIO POR LA IGLESIA. De hecho, no me extrañaría que lo rechazaran enérgicamente, ya que no creo que nadie quiera entrar en una institución que le rechaze. vamos, al menos yo no voy a pedir que me dejen entrar en los ultras-sur, si tú te quieres afiliar a la CNT, allá tú.

- Dices que es hipócrita el hecho de que "permitimos uniones contra natura, minoritarias en nuestra sociedad, y les negamos a los inmigrantes sus uniones tradicionales que, siendo incorrectas, al menos no carecen de fines". Primero: ¿¿incorrecto en los ojos de quién?? si todos están de acuerdo, pues perfecto. en el momento que haya forzamiento, estoy contigo, es incorrecto y deplorable, antes no. segundo: ¿Por qué se opone el estado a esas uniones? pues por las definciones que se sentaron en la constitución, cuando solamente se veía una civilización occidental y la iglesia tenía una influencia excesiva en el estado.

resumiendo: casi todos tus argumentos se ven reducidas a simples elucubraciones si tenemos en cuenta que los homosexuales son seres humanos (NO son animales hedonistas que solamente se centran en el placer como quieres hacer ver) y que sienten el Amor igual que los heterosexuales. intenta seguir alguno de tus argumentos desde esa base.

bueno, he aquí el post mas largo de mi vida, de verdad que me hierve la sangre al ver cómo se puede reducir a las personas a simples animales sin alma por el hecho de AMAR a alguien del mismo sexo. lo siento si os he dado la coña :)



7
De: d33p Fecha: 2005-05-27 01:43

irich: entendería que no te atrevieras a responder a sabbas por lo humillado que te ha dejado :P



8
De: irichc Fecha: 2005-06-17 10:14

Es un buen momento para explicar el requisito de la suficiencia como constitutivo del amor.

¿Cuáles son los rasgos esenciales e irrenunciables del amor, por los que se sobrepone al resto de afectos? Debo insistir:

1) Lo principal en él es que se pretenda perpetuo, no sólo provisional o indefinido en el tiempo, pues en este caso significa que es y no es, que se afirma y se niega. Como el Ser de Parménides, el amor no puede mudarse en su opuesto ni estar sometido a volubles contingencias.

2) Acto seguido se exige la intención de reciprocidad, la cual distingue el verdadero amor de la instrumentalización. Como es obvio, se puede sentir un deseo por cualquier ser inanimado, pero es un deseo que une sólo unilateralmente, un "amor" imperfecto "ab initio" y, por consiguiente, falso desde el momento en que es concebido como tal.

3) Por último está la suficiencia, que presupone la reciprocidad. ¿Por qué? Porque toda acción tiene un sujeto y -al menos- un objeto. Ahora bien, en las acciones recíprocas el sujeto deviene objeto y el objeto sujeto al mismo tiempo. Con todo, si bien se admite sin problemas que no puede haber más de un sujeto en una acción, no obstante se podría replicar que sí es posible que aparezca más de un objeto comprendido en la acción del primero.

Sin embargo, eso no sirve para las acciones recíprocas, entre las que el amor se encuentra (por el punto 2). Demuéstrase: si A pudiese amar a B, C y D en conjunto, habría una acción; pero si B, C y D amaran recíprocamente a A, habría tres acciones más, susceptibles de tres regulaciones jurídicas aisladas. Y si sólo uno de los tres ama, la reciprocidad es incompleta.

Entonces el dilema en que nos encontramos es que o bien el amor de A es insuficiente, ya que no es correspondido en su totalidad, o bien lo es porque no puede corresponder igualmente, esto es, con una sola acción, a tres objetos distintos, B, C y D.

Una situación así imposibilita la unidad del amor, al fragmentarlo y dividirlo en focos que, lejos de complementarse, pugnan entre ellos. A diferencia del amor familiar, individualizado, el amor erótico que se plantee desde la insuficiencia es desindividualizador, atomizante.

Lo único que distingue el amor erótico, incluso el platónico, del amor espiritual que puedan tener dos amigos o el carnal-espiritual dado entre dos parientes es que el primero no admite separación sin trauma, mientras que los segundos sí. Es decir, no damos una amistad por terminada tras años de incomunicación, pero si el amor erótico no se renueva o actualiza, perece, y lo hace siempre de forma dolorosa.

Esto se aplica a las uniones entre homosexuales, que no están basadas en el amor, entiéndase: que no pueden perpetuarse en lo carnal, siendo carnales, por lo que incumplen la voluntad de perpetuidad; o que, en cualquier otro caso, lo hacen de forma no autónoma, recurriendo a la adopción, con lo que incumplen el principio de suficiencia.

Se explica: no basta con que dos homosexuales se amen para obtener un hijo: también deben amar ese "hijo" antes de lograrlo, que es una criatura ya existente. Amarán, por tanto, a su cónyuge y a su adoptado en un mismo acto, con el riesgo de confusión y pederastia que eso supone.

Es más, si pudiesen engendrar dos hombres solos o dos mujeres solas, entonces ya no serían hombres ni mujeres, habida cuenta de que éstos se definen ante todo por su genitalidad.

Se concluye que el amor homosexual con relaciones carnales es imposible, amén de desviado y socialmente nocivo. Conceder derechos extras a este respecto carece de justificación.

Saludos.

Daniel.


http://www.miscelaneateologica.tk



9
De: BLAGDAROS Fecha: 2005-06-17 10:59

>El lobby gay y la heterosexualidad degenerada (la homosexualidad siempre lo es) quieren que el sexo sea algo indiferente, neutro, relativo, convencional, intercambiable.

-Según el DRAE:

Degenerado, da.
(Del part. de degenerar).
1. adj. Dicho de una persona: De condición mental y moral anormal o depravada, acompañada por lo común de peculiares estigmas físicos. U. t. c. s.

Ni el hecho de ser homosexual, ni heterosexual suponen la posesión de ninguna mentalidad ni moral específica, ni de estigma físico de ningún tipo. Es de suponer que entre ambos grupos de personas habrá degenerados, pero no es característica fundamental de ninguno de ellos el serlo. Decir otra cosa, es falaz.

-Cada heterosexual/homosexual quiere una cosa que no necesariamente tiene por que coincidir con lo que quieran el resto. Decir que "los homosexuales quieren" algo, es falaz, sobre todo cuando no se aportan pruebas ni indicios de ello. (Y van dos).

>Pero el sexo es algo más que echar una cana al aire.

Cada uno experimenta el sexo como quiere y le dejan. Decir lo que "es" el sexo con carácter absoluto supone imponer tu concepto de lo que es el sexo a los demás y de nuevo, es una falacia.

>En cierto modo es la esencia del hombre, tanto del vulgar y sensual como del extraordinario y espiritual. Ambos se definen en base a su relación con el sexo, sea ésta inercial o racional, obvia o problemática. Negar esta condición constitutiva del sexo es negar al hombre y convertir la humanidad en una especie animal más.

Una cosa es que sea una de las principales motivaciones de las personas y otra cosa es que sea su esencia. El sexo es una de las motivaciones principales en todos los mamíferos y de hecho, lo es mucho más en otras especies. Así pues, el sexo no es la esencia del hombre, sino de los mamíferos .

Para mi la esencia del hombre es el conjunto de reacciones bioquímicas que lo hacen capaz de pensar y de sentir de una forma que ningún otro ser conocido es capaz de hacer porque es esto lo que los hace únicos y no el sexo.

>Con la diferencia de que, para colmo, se la condena a la más vergonzante y egoísta de las extinciones en el altar de la lujuria.

El que se avergüence de su inclinación sexual es muy libre de hacerlo, pero no sé que tiene que ver la inclinación sexual de una persona con el egoísmo. Y respecto a la lujuria, primero habría que definir qué conductas son lujuriosas y por qué y luego podríamos entrar en el tema.

>Los homosexuales tienen un vicio por su condición, pero no pecan si no consienten a él.

Un "vicio" ha de ser necesariamente perjudicial para aquel que lo practica. Está claro que no apruebas las conductas homosexuales, pero no tienes derecho ni motivo alguno para decir que el homosexual se hace daño al querer a una persona del mismo sexo.

El hecho de pecar importará en la medida en que eso preocupe al que peca. Yo soy muy pecador y la verdad, me trae sin cuidado. No sé por qué los moralistas católicos estais empeñados en creer que los que no profesamos vuestra fé estamos, o debieramos estar comprometidos con vuestras leyes éticas y morales.

>Ahora bien, ¿qué pensaríais de un obeso que intentase elevar la gula a la categoría de privilegio civil?

Los excesos de la gula son perjudiciales en sí mismos. Producen graves problemas de salud. Es distinto por tanto.

De todos modos, yo estoy gordo; peso 125 kilos y si alguien por ser gordo alguien me llamase degenerado, infrahumano, tarado o otras de las cosas que la gente como tu soleis llamar a los homosexuales, no se lo iba a consentir, puedes tenerlo por seguro.

>Una cosa es respetar a los homosexuales y otra muy distinta es reconocer a los gays, capitular frente a la bajeza.

Reconocerles sus derechos no es capitular. Muchos homófobos pretenden hacer ver que al equiparar los derechos de los homosexuales con los de los heterosexuales se está poniendo la homosexualidad como modelo a seguir, pero eso es falaz. (y ya van cuatro).

>Antes he dicho que el sexo, como valor psicológico, es la esencia del hombre, ya que no hay manera de sustraerse de él mientras se está vivo.

Ah, ¿es por eso?. Un mamífero tampoco puede sustraerse de él mientras está vivo. ¿En qué nos diferenciamos de él entonces?.

>Sin embargo, el sexo como valor moral es voluntad de descomposición, de desintegración y de vacío.

El sexo no es un valor moral en sí mismo. La moralidad puede condicionar o reprimir determinadas conductas sexuales, que es algo muy distinto. Y eso de "descomposicion, desintegración y vacío" me parece lo mismo que no decir nada.

Es una protesta contra el peso de la existencia. Se opone, entonces, al amor, del que resulta lo contrario: la voluntad de unión, de integración y de lleno, la afirmación de la vida.

>Un monstruo no es tal por su carácter improbable, es decir, por la parvedad de casos de su tipo, pues, si así fuera, también serían monstruos los seres excepcionales, Jesucristo a la cabeza. Ahora bien, el fenómeno monstruoso se da cuando un ser está dotado de órganos o facultades que no corresponden a fin alguno, como por ejemplo, tres ojos en un mismo rostro (que rompen el eje de simetría de la visión), la bicefalia (que impide ejercer autónomamente el control sobre los miembros) o la atracción por personas del mismo sexo, destinada a eliminar el amor de la faz de la tierra, como preámbulo macabro a la desaparición de la raza humana.

¿Me estás comparando tener tres ojos o dos cabezas con que te gusten las personas de tu mismo sexo?.

¿En qué te basas que el destino de la homosexualidad es eliminar el amor?. Esa tontería de que la homosexualidad llevará al hombre a la extinción no se sostiene por ningún lado.

>Primero fue el amor sin descendencia ("libre"), luego el amor sin compromiso (al que habría que llamar "libérrimo"). Ahora sólo queda el "amor" sin amor, entiéndase, la cópula libertina, esgrimiendo el mero goce escatológico del propio cuerpo en perjuicio de cualquier otra consideración.

Para quienes creeis que la única finalidad del amor y del sexo es la reprodución, entiendo que lo veais así, pero vamos, creo que no es una opinión muy popular. Y desde luego, es vuestra opinión y no teneis derecho a imponerla.


>No puede haber comunión de ideales ni afirmación de la vida (esto es, familia) desde la perspectiva de la caducidad, como tampoco puede darse la amistad desde la instrumentalización sexual del otro ("Para considerar a una mujer nuestra 'amiga' sería preciso que nos inspirase alguna suerte de antipatía física", dejó escrito Nietzsche).

-Vida no es igual a familia. Puede haber vida sin familia. Y además, la familia no tiene porqué regirse por tus valores éticos y morales.

-La frase de Nietzsche, a parte de estar sacada de contexto es reduccionista en demasía. Según él, sería perfectamente natural mantener relaciones con tu propia madre. ¿Apruebas este tipo de relaciones?. Por cierto, la frase más conocida de Nietzsche es "Dios ha muerto, viva el superhombre", así que no te conviene buscar apoyo en sus teorías porque te aseguro que saldrías perdiendo.

>Los homosexuales degradan el amor, rebajándolo hasta el nivel de la amistad, para acto seguido arruinar la amistad, encerrándola en la mazmorra del sexo.

¿Existe alguna prueba de ello o es una mera conjetura?.

Para mi la Iglesia degrada el sexo, rebajándolo hasta el nivel reduccionista de la reproducción sin más y encerrándolo en la mazmorra de la represión.

>Y bien, el origen de la homosexualidad es sociológico, a saber: una mala disposición del padre para que el hijo se identifique con él.

Falacia como la copa de un pino.

La homosexualidad ha existido en todas las sociedades y culturas habidas y por haber así que su origen no puede ser sociológico. La aceptación/rechazo de la homosexualidad sí que es un aspecto sociológico, pero no la homosexualidad como inclinación sexual.

>Y como el error engendra error, de familias malas pueden salir familias peores y hasta antifamilias o pseudofamilias.

Uffff..."malas familias", "antifamilia", "pseudofamilia",...términos vagos y confusos que seguramente encubren nuevas falacias.

>¿Cuál es el quid del descalabro?

Que no hay tal descalabro.

>Una sociedad débil, egoísta e individualizada daría lugar a esta clase de fenómenos inexplicables.

Inexplicables para una persona cerrada de mente como tu, pero que en realidad tienen una explicación muy sencilla.

>Hoy los jacobinos, antes iusnaturalistas, olvidan ese límite que el mismo Parlamento inglés se puso: "La ley lo puede todo, excepto convertir a un hombre en mujer".

No sé cuales son las tésis actuales de los jacobinos. Los perdí de vista desde la revolución francesa. En cualquier caso, la homosexualidad no pretende convertir nada en nada. Creo que confundes al homosexual con el transexual. A diferencia de lo que puedas creer, el cambio de sexo no es la aspiración de todo homosexual.

>La medida legislativa que se comenta no ha sido acordada por ser un avance en materia alguna, sino por resultar electoralmente sabrosa.

Ah, ¿y porque es electoralmente sabrosa?. Pues porque el pueblo la apoya. ¿Y porque la apoya?, porque creen que es justo. ¿Para quien gobierna o debería gobernar el Gobierno?; para el pueblo. ¿Que más legitimidad necesitan para aprobar una ley?.

¿Que deberían hacer?, ¿Lo que hizo el PP con la guerra de Irak?, ¿Ir contra los deseos del pueblo?. Muy cristiano, si...masacrar gente por petróleo.

>No ataquéis, pues, a la Iglesia, que siempre dijo lo mismo: atacad al partidillo que desde su fundación hasta la fecha ha tardado 125 años en reconocer y proclamar un "derecho inalienable", como parece al fin que lo es el concubinato homosexual. Mas adelantemos algo de teoría.

No atacaré a la Iglesia en tanto ella no intente acabar con el laicismo. Si la Iglesia es incapaz de ver donde están sus límites e intenta reprimir a aquellos que no creen en sus dictados, entre los cuales me encuentro, no te extrañe que les ataque.

>El buen Estado debe reconocer los máximos derechos, que son finitos y consustanciales, y al menos garantizar las libertades, infinitas y de carácter accidental, en tanto que éstas no frustren a los primeros.

Claro, pero es que los derechos, libertades, etc. son de "todos", no solo vuestras. Y no hay ningún derecho que obligue a una persona a comportarse de acuerdo a la moral católica. Los derechos suponen privilegios y no restricciones y en la medida de que se prive de un derecho a un sector de la sociedad, sea por el motivo que sea, habrá discriminación.

>Visto esto, pocos negarán que el trocar una libertad en derecho positivo "erga omnes" equivale a debilitar por un tiempo indeterminado todas las libertades y también todos los derechos naturales que se le oponen (verbigracia, el derecho a la familia).

Pues parece que la mayoría de los españoles lo niega. De hecho, la mayoría de los católicos lo niegan.

>Aquí se une el inconveniente de que con ello no se protege nada duradero que justifique tal gravamen, quedándose la cosa en un mero refrendo "a posteriori" de la voluntad de Zutano y Mengano, privadamente respetable, si bien inútil y redundante en lo público.

Inútil para ti y los tuyos, pero muy útil para el conjunto de la sociedad.

>El individualismo institucional, además de ser una suerte de oxímoron, empobrece la esencia del hombre.

La Iglesia es el máximo exponente del individualismo institucional, ya que ni siquiera tiene en cuenta la opinión de sus fieles, sino que les ordena mediante lo que supuestamente son mandatos divinos, de una forma despótica.

>Un Estado que garantice todos los derechos será o bien perfecto, si los armoniza con la libertad, o bien tiránico, si no lo logra.

Sí, pero un derecho solo es tal si es concedido a "todos". También a "ellos", mal que os pese.

>En adición, un Estado que reconozca todas las libertades se destruirá a sí mismo, convirtiéndose en anarquía.

En realidad ha habido Estados que han perdurado durante mucho más tiempo del que dura nuestra democracia, de lo que ha durado vuestro franquismo y de hecho, de lo que ha durado cualquier sistema de gobierno moderno sin la necesidad de reconocer todas esas libertades, pero ese es otro tema. Simplemente lo digo para hacerte ver el problema que tiene hacer esas afirmaciones tan rotundas y sin fundamento.

>Por último, el que sólo reconozca parte de ellas cederá una fracción de su soberanía a grupos de poder, cual oligocracia.

Por eso, es justo que se reconozca la libertad de casarse a los homosexuales.:-)

>Las parejas estables gays, las poquísimas que hay y que habrá, no dan nada a la sociedad, luego la sociedad no les debe nada en tanto que parejas.

Si son poquísimas, ese terrible destino al que está avocado el hombre de "extinguirse en el altar de la lujuria" no será para tanto, ¿no crees?.

Y no hay duda de que para gente como tu, no darán nada a la sociedad, pero por difícil que te parezca, un hombre aún siendo homosexual es capaz de hacer muchas cosas. Supongo que tal como eres, vivirás siempre acuciado por la duda: "¿Y si el panadero es homosexual?, ¿será homosexual el conductor del autobus?...".

Sí, muchos homosexuales trabajan para ganarse el pan y es seguro que muchos de ellos te sirven a tí a y a los tuyos sin despacharos con ese desprecio que tu muestras por ello. Y por eso, se merecen algo: se merecen el reconocimiento y la protección legal que da la familia en la medida que deseen obtenerla y muchas otras cosas.

Y entrando en esa linea reduccionista que parece conducir a que una persona solo proporciona algo a la sociedad si es capaz de reproducirse, ¿qué proporciona una persona estéril a la sociedad que no proporcione un homosexual?. ¿Y un cura?, ¿que proporciona?.

>Ello aún sin entrar a juzgar su aptitud moral, que, por supuesto, yo también discuto.

Me da dentera de solo pensarlo.

>El amor, en efecto, es la unión perpetua (o así pretendida) de dos seres y, en el caso de hombre y mujer, unión en cuerpo y espíritu.

Falso. Hay muchos tipos de amor. Yo a mi padre lo amo. Entiendo que no te refieres a ese tipo de amor, pero como estás definiendo el amor en términos absolutos para justificar la argumentación errónea que sigue, me parece oportuno, hacerlo notar.

>"Que sean una sola carne": cualquier otra definición lo desvirtúa.

Lo desvirtuará, pero por lo menos puede no ser errónea, como la que tu das.

>Así pues, el amor erótico, a diferencia del amor intelectual o místico, implica que esa perpetuidad se extienda al cuerpo mediante la descendencia.

Falso. El amor erótico no implica descendencia. En caso contrario, el estéril no podría experimentar amor erótico.

>Y no puede decirse que el "amor" entre homosexuales sea místico, pues es carnal.

¿Y el de una persona estéril?.

>Entonces, al carecer de fines carnales, es falso amor erótico, es mera lujuria y sometimiento a las pasiones, lo cual -si bien no basta para incapacitar o desacreditar a nadie- tampoco debe conceder derechos de más.

Ni de menos. Los mismos, que es lo que se pretende.

>La sodomía no tiene ningún fin, ni próximo ni remoto, que no sea la obtención de placer.

Ni el sexo oral, ni la masturbación, ni el fetichismo,...¿por eso deben estar discriminados socialmente aquellos que lo practiquen?.

Al final, solo van a poder casarse cuatro pelagatos.

>El matrimonio civil es el sometimiento del compromiso eterno a la contingencia contractual, la permuta de la fidelidad de dos por la voluntad de uno y otro. Sólo hay un matrimonio: el que nace queriendo durar para siempre; sólo Dios puede refrendar pactos incondicionales, indisolubles en sí y superiores a todo albedrío una vez consumados.

El matrimonio civil, existe desde antes que el eclesiástico y se rige por una norma legal, no por lo que Dios diga. Para vosotros, tenéis el matrimonio eclesiástico que se ajusta perfectamente a vuestras necesidades y a vuestra moral. Tenéis además el amparo del matrimonio civil, que toma efecto en el mismo momento que el eclesiástico. Pero no teneis derecho a apropiaros de él para vuestros fines exclusivos.

El matrimonio civil es una figura creada dentro del ordenamiento jurídico, para todos; católicos y no católicos y por tanto, solo tiene sentido en la medida de que sea válido para todos.

En definitiva, teneis perfecto derecho a instar a vuestros feligreses gays a que no se casen, pero a los demás, dejarlos tranquilos.

>Si el matrimonio civil ha logrado prosperar ha sido dado su parasitarismo con respecto al católico, empezando por el nombre.

A ver, una cosa es que la Iglesia se haya aprovechado de su posición dominante durante la dinastía borbónica y posteriormente durante la dictadura franquista para reprimir por la fuerza bruta todo pensamiento laicista hasta el punto de anular el derecho al matrimonio civil y otra que el matrimonio civil haya parasitado al eclesiástico. El nombre, procede del latín y del derecho romano precristiano.

>A pesar de ello, ha supuesto una brecha en la noción sacramental de la familia, que ahora se concibe con los trazos pragmáticos de una sociedad en comandita.

Ya, claro. No me extrañaría lo más mínimo que siguiendo estos razonamientos, vuestro fin último fuera erradicar el matrimonio civil para volver a a obligar a la gente a casarse por la Iglesia como hacíais hace 30 años; pero está claro que los españoles no queremos volver a eso y preferimos la actual "degeneración" a la rectitud moral del franquismo.

>Viene entonces cuando, en un ataque de inconsecuencia, "el pueblo", el atolondrado pueblo, exige que se legisle sobre las parejas de hecho porque la razón natural y la "igualdad" lo requieren.

Si, que ciegos estamos a la "verdad del hombre" ¿a que si?.

También lo estábamos al decir que la tierra era redonda, que daba vueltas alrededor del sol, que el hombre provenía del mono, que el tenedor era un instrumento útil,...

>El "matrimonio homosexual", en fin, es un paso más en este montaje metafísico-jurídico, nacido para vaciar al hombre de sus responsabilidades irrenunciables en favor de un Estado omniabarcante, cuyo proceder no debe cuestionarse ni siquiera en el fuero interno.

¿Montaje?. ¿Y qué es la Iglesia, más que un montaje para ganar dinero y controlar a la gente a base de establecer cuales son esas responsabilidades irrenunciables?

>Se trata en definitiva del sueño de un déspota como Napoleón, perpetuado en el ideario fáustico del ateo.

Déspota es aquel que gobierna en base a su propio criterio sin escuchar ni tener en cuenta la opinión de aquellos a los que gobierna. Déspota era Franco y déspota es la Iglesia; la democracia se antepone al despotismo porque sí escucha a aquellos que gobierna y precisamente por ello, es su deber reformar el matrimonio.

>Además, el placer sexual es una pasión y, por consiguiente, carece de fines propios.

El placer es un fin en sí mismo.

¿Qué fin persigue fustigarse con un látigo, ponerse un cilicio o encerrarse en un edificio de por vida sin hacer nada más que rezar?.

>Los homosexuales no reinvindican el derecho al amor (eso iba a ser como reinvindicar el derecho a la alegría: una estupidez), sino al placer.

No, el matrimonio no les concede el derecho al placer. Afortunadamente eso es algo que no les podreis arrebatar por más que quisierais. El matrimonio les confiere una equiparación de derechos; les confiere la protección legal que proporciona de cara a prestaciones sociales, a impuestos, a becas...


>El sexo es siempre promiscuo, el amor es lo único que le pone freno.

No, el amor lo alimenta. De hecho, esa es su función biológica; alimentar el deseo sexual y fomentar el apego a la pareja para el cuidado del hijo.


>1) El "amor homosexual" es un acto natural (la cópula) carente de fines naturales (la reproducción).

El "amor estéril" o el "amor anticonceptivo" también lo es.

>2) Todo amor busca unir a perpetuidad (el amor entre madre e hijo, padre e hijo, etc. no busca unir a perpetuidad, porque ya nace unido por el parentesco), pero el "amor homosexual" no sólo no lo logra, sino que no puede lograrlo desde sí mismo.

Eso está por demostrar.

3) Luego, o bien el "amor homosexual" no busca unir a perpetuidad, o bien lo busca sin fruto.

Lo busca sin fruto (en el sentido de la reproducción) de la misma forma que lo busca el estéril o simplemente, aquel que ama sin desear tener hijos.

>4) Si no lo busca, no es amor.

Teoría reduccionista. ¿Realmente, solo ama quien busca a través del amor la reproducción?.

>7) Y, si no se aceptan las premisas, entonces llamad amor a cualquier entretenimiento pasajero, con lo que demostraréis que, para conseguir vuestro cometido habéis tenido que degradar el concepto, tal y como se entiende de ordinario.

¿Y que tal si llamamos amor a lo que dice el DRAE que es el amor, que al fin y al cabo, es el único órgano con autoridad suficiente como para decir qué es y qué no es el amor de forma inequívoca?.

amor.
(Del lat. amor, -ōris).
1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.
3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.
4. m. Tendencia a la unión sexual.
5. m. Blandura, suavidad. Cuidar el jardín con amor.
6. m. Persona amada. U. t. en pl. con el mismo significado que en sing. Para llevarle un don a sus amores.
7. m. Esmero con que se trabaja una obra deleitándose en ella.
8. m. p. us. Apetito sexual de los animales.
9. m. ant. Voluntad, consentimiento.
10. m. ant. Convenio o ajuste.
11. m. pl. Relaciones amorosas.
12. m. pl. Objeto de cariño especial para alguien.
13. m. pl. Expresiones de amor, caricias, requiebros.
14. m. pl. cadillo (ǁ planta umbelífera).
~ al uso.
1. m. Arbolito de la familia de las Malváceas, parecido al abelmosco, de ramos cubiertos de borra fina, hojas acorazonadas, angulosas y con cinco lóbulos, pedúnculos casi tan largos como la hoja, y flor cuya corola es blanca por la mañana, algo encarnada al mediodía y rosada por la tarde. Se cría en la isla de Cuba y se cultiva en los jardines de Europa.
~ de hortelano.
1. m. Planta anual de la familia de las Rubiáceas, parecida al galio, de tallo ramoso, velludo en los nudos y con aguijones echados hacia atrás en los ángulos, verticilos de ocho hojas lineales, lanceoladas y ásperas en la margen, y fruto globoso lleno de cerditas ganchosas en su ápice.
2. m. almorejo.


3. m. lampazo (ǁ planta compuesta).


~ libre.
1. m. Relaciones sexuales no reguladas.
~ platónico.
1. m. amor idealizado y sin relación sexual.
~ propio.
1. m. El que alguien se profesa a sí mismo, y especialmente a su prestigio.
2. m. Afán de mejorar la propia actuación.


~ seco.
1. m. Nombre que designa diversas especies de plantas herbáceas cuyos frutos espinosos se adhieren al pelo, a la ropa, etc.
~es secos.
1. m. pl. Am. Mer. y Filip. amor seco.
al ~ del agua.
1. loc. adv. De modo que se vaya con la corriente, navegando o nadando.
2. loc. adv. Contemporizando, dejando correr las cosas que debieran reprobarse.


al ~ de la lumbre, o del fuego.
1. locs. advs. Cerca de ella, o de él, de modo que calienten y no quemen.
a su ~.
1. loc. adv. p. us. holgadamente.
con mil ~es.
1. loc. adv. coloq. de mil amores.
dar como por ~ de Dios.
1. fr. desus. Dar como de gracia lo que se debe de justicia.
de mil ~es.
1. loc. adv. coloq. Con mucho gusto, de muy buena voluntad.
en ~ compaña.
1. loc. adv. coloq. en amor y compaña.
en ~ y compaña, o en ~ y compañía.
1. locs. advs. coloqs. En amistad y buena compañía.
hacer el ~.
1. fr. Enamorar, galantear.
2. fr. copular (ǁ unirse sexualmente).


por ~ al arte.
1. loc. adv. coloq. Dicho de trabajar en algo: Por afición y desinteresadamente.
por ~ de.
1. loc. prepos. Por causa de.
por ~ de Dios.
1. expr. U. para pedir con encarecimiento o excusarse con humildad. Hágalo usted por amor de Dios. Perdone usted por amor de Dios.
requerir de ~es.
1. fr. Cortejar, galantear.
tratar ~es.
1. fr. Tener relaciones amorosas.

>Ahora el único freno contra la poligamia es la "dignidad de la mujer", que se esgrimiría como indisponible frente a aquellas a las que no les importase compartir marido.

Serás machista. ¿Por qué das por supuesto que la poligamia ha de ser un hombre y varias mujeres?. ¿No puede ser una mujer y varios hombres?.

>Pero parece que a nadie le preocupa la dignidad de la familia.

Más bien parece que el resto de la gente tiene una idea diferente de lo que es "digno" y de lo que es "familia".

>Es hipócrita: permitimos uniones contra natura, minoritarias en nuestra sociedad, y les negamos a los inmigrantes sus uniones tradicionales que, siendo incorrectas, al menos no carecen de fines.

¿Ya tenías que pasar al insulto?. ¿Quien niega a los inmigrantes sus uniones?.

>Debo insistir: los gays no buscan ser naturalmente iguales que el resto de parejas, porque es imposible, ya que su condición física y espiritual se lo niega.

Es que el problema que se plantea no es físico ni espiritual, sino social y legal.

>Buscan que esas parejas sean iguales a ellos: eso sí es posible, y la ley aquí es sólo un instrumento para perpetuar esa práctica marginal.

Eso es una tontería suprema.

>No deja de ser sintomático el que muchos os hayáis tomado a modo de cruzada la invención de derechos, queriendo dotar de una dignidad especial a quien de por sí no la tiene.

No me he inventado nada. Esos derechos están recogidos en la declaración de derechos del hombre y en la Constitución Española.

Y dignidad especial no; solo dignidad.


>Sólo hacer notar que el "amor homosexual", como el supuesto amor de los animales, carece de fines conscientes o inconscientes.

Eso hay que demostrarlo.

>Con la misma autoridad con que hoy se casan hombres con hombres y mujeres con mujeres, podrían "casarse" caballos con yeguas y hasta yeguas con novillos, amparándose la extravagancia en la libre voluntad del campesino.

En realidad siguiendo tus argumentos, los animales deberían tener más derecho al matrimonio que las personas porque su "amor animal" tiene como fin la reproducción en todos los casos.

>Ahora bien, el consentimiento sin derecho no obliga a terceros, pues es pacto entre criminales

¿Como?, ¿a quien estás llamando criminal?.

>y España y Portugal bien pueden dividirse el mundo en Tordesillas, que el mundo seguirá su curso.

Y la Iglesia podrá ponerse como se quiera que idem.

La diferencia es que por el camino que va, seguirá perdiendo poder como lo ha estado haciendo en los últimos años. JP II en sus últimos momentos de lucidez reconocía estar preocupado por la "ola de laicismo" que "azota el mundo". Pues os aseguro que por esa vía, el laicismo será cada vez mayor porque la Iglesia está perdiendo la capacidad para comunicarse con sus fieles, está perdiendo la autoridad y la credibilidad y esto solo puede conducir a la pérdida de poder.

Y yo contento, por supuesto.



10
De: irichc Fecha: 2005-06-29 13:26

El fútbol pronto dejará de ser un privilegio.

Tras largas deliberaciones la FIFA decidió al fin que a partir del mes de julio se encuadrarán dentro de este deporte “no sólo las concepciones futbolísticas más tradicionales”, consistentes en meter el pedazo de cuero con los pies entre tres palos, sino que “también se dará cabida al juego libre con las manos”, quebrándose de este modo el tabú histórico que excluía dichas actitudes de las reglas.

La medida viene propiciada por las quejas de los colectivos que consideran que su derecho a jugar con todas las extremidades se ve lesionado por la restricción “antinatural” a las inferiores. En relación al tema su portavoz en España comunicó a esta agencia que “si Maradona pudo hacerlo y fue válido, ¿por qué a nosotros se nos discrimina?”.

La Federación ha tenido que ceder igualmente a las presiones de los grupos que, en buena lógica, exigían la supresión de otro prejuicio, quizá el principal y más ominoso, es a saber: que se requiere una pelota, dos equipos y un campo para que el partido pueda celebrarse. Esta consideración, bien mirado gratuita, quedará abolida definitivamente gracias a la legislación en trámite.

A pesar de las quejas de ciertos sectores poco aperturistas, las autoridades competentes han insistido en la importancia de no variar la denominación “fútbol”, que, gracias a su nuevo significado, englobará prácticas hasta ahora marginadas de la esfera futbolística, como el balón bolea, el lanzamiento de jabalina o el póquer. Todo ello, dicen, en aras de la igualdad más escrupulosa y del derecho a marcar goles, deducido espiritualmente del derecho a la libertad de movimientos.

Los jubilados artríticos están de enhorabuena. Si bien su incapacidad física hacía imposible que se integrasen a las ligas de balompié, en cuestión de semanas serán tan válidos como el que más para emular a Ronaldinho. Sin moverse de la silla, por supuesto, y partiendo la baraja de naipes mientras las enfermeras hacen la ola.

Saludos.

Daniel.


http://www.miscelaneateologica.tk



11
De: BLAGDAROS Fecha: 2005-06-29 23:53

-La FIFA no ha hecho ningún comentario semejante ni tiene intención de hacerlo. Tampoco hay ningún colectivo ni grupo social que pretenda nada similar ni se percibe la necesidad de hacerlo.

-El fútbol es primero un deporte y luego un expectáculo, pero no un acto jurídico, ni un derecho constitucional, ni afecta a los derechos básicos de terceras personas.

-El fútbol es el resultado de la evolución de otro deporte diferente. A nadie le ha parecido escandalosa esa evolución. De hecho, el fútbol sigue evolucionando. Como ha mencionado cifra, antes no existía el fuera de juego. Sin duda, has decidido ignorar su comentario porque sabes que tiene razón.

-Según tu ejemplo, Jugar al futbol con las manos no sería discriminatorio para nadie y no impediría jugar con los pies. Jugar al futbol con los pies tampoco impediría jugar con las manos.

-Se puede jugar al fútbol sin seguir las decisiones de la FIFA.
.
.
.
¿Sigo?.

De hecho, solo veo una analogía aplicable y no sería a tu favor: Ya hay varios paises que aceptan modalidades de futbol que se juegan con los pies y con las manos con el beneplácito de la afición.



12
De: Greg Fecha: 2005-07-09 22:03

Hola,

Sólo avisaros que el elemento llamado Irichc / Daniel es un troll de la blogosfera.
Más información en Los trolls del cyberespacio: Daniel Vicente Carrillo (Irichc, Viccahr,…)

Ya sabéis: Don’t feed the troll (No alimentar/no contestar al troll)

Un saludo



©2003 - 2007 luis de bethencourt guimerá
Powered by Blogalia
salinas golf